¿Qué fue de eso que tanto molaba… o no? Es una pregunta que a veces nos hacemos todos sobre algo que de repente llegó, era la leche o era horrible, pero de repente se fue y nadie supo nada más nunca, como el grupo Platón o los chinos de la suerte. Yo ahora mismo voy a hacer el esfuerzo de recopilar unas cuantas de esas cosas e investigar un poco qué pasó para que no las volvamos a ver.

Los guiñoles

los guiñoles hilario pino

Corrían los locos años 90 con sus chándales de táctel y su máquina total y entre codificado y codificado en Canal + echaban series y programas que estaban muy bien, y en uno de esos programas, Lo+Plus, empezó a hacer una sección en la que unas marionetas daban las noticias de forma casi más real que en los informativos. Ahí estaba presentando Hilario Pino, que se despedía con un “Buenas noches noches a todos todos”, y salían grandes personajes, como Carrascal echando la culpa de todo a Felipe González Márquez, Julio Anguita de Don Quijote con Cristina Almeida de Sancho Panza y su caballo Soberano, y ahí estuvieron un montón de años haciendo risas de la actualidad.

Después Canal+ pasó a ser Cuatro y terminaron como una sección en Noche Hache, pero en 2008 echaron el telón y ya no han vuelto nunca más, ni parece que vayan a volver, aunque con los actuales políticos ya tenemos bastantes guiñoles. Como curiosidad, el programa original de Francia se sigue emitiendo actualmente.

La colonia Jacq’s

busco a Jacq's

“Busco a Jacq’s”, decía una señorita pechugona desde su moto. Durante muchos años ese anuncio, en versión rubia y en versión pelirroja, nos estuvo acompañando en temporada de regalos a todas horas por la tele, junto a otras grandes fragancias como eran Andros o Brummel. Pero de repente llegó un día y la colonia Jacq’s desapareció de la tele y ya no la han vuelto a anunciar nunca más, y a sus compañeras coetaneas tampoco. Ahora todo son Hugo Boss, Jean Paul Gaultier, Dior… todo nombres de diseñadores muy rimbombantes ¿pero qué pasa con la solera de las antiguas marcas?

Pues resulta que Jacq’s todavía se vende. Debieron hacer su público macho machote de pelo en pecho tipo David Hasselhoff en los años 80 y a esa gente ya no le cambias de idea, como a los fieles de la botella de Baron Dandy de litro y medio, que lo mismo te la pones que te haces un carajillo con ella. Un bote de Jacq’s de 200ml está a unos 6’85€, que para ser una colonia de marca está muy bien, claro, que medio litro de Brummel vale 10€. Desgraciadamente la colonia Andros desapareció al cerrar la empresa que la hacía… ya nadie bailará un sirtaki con la misma elegancia machuna…

El festival de la OTI

festival de la oti

Esto es ranciete y casposete, pero era una cosa que había todos los años, como Eurovisión, en la que concursaban con canciones, como Eurovisión, que importaba bastante poco, como Eurovisión, pero en el que participaban paises de américa latina y España, y todos los años, que yo recuerde, mandaban a Francisco (el que canta) y a veces hasta ganaba. Según contaban en la época, era un festival de canción ligera, que no sé quién inventó ese término, porque a mi ese tipo de música se me hacía muy pesada, por lo que creo que nunca he llegado a ver uno entero (ni a trozos). Era como un programa de José Luis Moreno pero sin chistes caposos ni desfiles de ropa interior.

Se ve que el último festival lo hicieron en el año 2000, y después no se ha vuelto a hacer por culpa de diversas catástrofes naturales en los países en los que se iba a celebrar. Yo no sé si esto me suena a excusa mala en plan:
– Oye, Colombia, que te toca organizar el festival de la OTI.
– Vaya, qué pena… es que hace mal tiempo… y estoy un poco mal del reuma… otro año si eso.

Ya de paso también desapareció el de Benidorm en el 2006, pero es que cuando terminaron los 60 ya debía estar finiquitao.

Chicle Cheiw

Cheiw-Junior-5-pts

Otro gran clásico que desapareció de la tele y del mundo. Antes sólo había 4 tipos de chicles, el chicle Cheiw, el Boomer, los malos esos temáticos que se deshacían en la boca y los sin azúcar que también estaban malos. Luego ya salieron los Bang Bang, que te podías meter 5 chicles en la boca hasta que te dolía la mandíbula, y el Boobaloo, ese chicle tan raro con líquido dentro, y que se comentaba que llevaba droga (en los 80 todo llevaba droga). Pero la cosa es que la gran guerra entre chicles era de Cheiw contra Boomer, mientras los primeros siguieron con sus típicos sabores, Boomer empezó a experimentar con sabores exóticos como melocotón, chocolate, natillas, coco, y en un principio parecía que iba a ganar.

El final de la guerra fue una curiosa victoria de los chicles sin azúcar, Cheiw desapareció, incluso su gran sabor fresa ácida, y de Boomer no queda nada más que el kilométrico, y tampoco debe andar en sus mejores cifras de ventas. Es curioso cómo la preocupación por las caries ha matado a los chicles azucarados, pero no ha tocado en absoluto a las gominolas.

Los Aurones

los aurones

Han repuesto Doraemon como 20 veces, Bob Esponja unas 30, Los Simpson ya ni lo cuento, pero en cambio una serie (de marionetas en este caso) que yo recuerdo que era bastante entretenida aunque se basase en el típico guiñol de cachiporra, que era Los Aurones, no la han repuesto nunca. Y es algo que no es de recibo, ya que tiene personajes que tenían mucho carisma, como el dinosaurio o lo que sea Poti Poti, que llenaba él solo la pantalla con sus chorradas, o el malo Gallofa, que era más tonto que las piedras, pero te echabas unas risas.

Yo creo que es algo que si merecía la pena esperar a que Leticia Sabater dejase de hacer sus gilipolleces sólo para poder verlo, deberían volver a echarlo para que las nuevas generaciones tengan el placer de poder admirar semejante serie, y sin Leticia Sabater.

Y vosotros ¿echáis algo de menos que no hayáis vuelto a saber nada? Como el perro de Ricky Martin o la Pandilla Basura…

Participa comentando este artículo

Por | 2017-09-01T13:22:15+00:00 10 agosto, 2016|Mundo friki|