En Aragón el románico tiene una frontera bastante clara, que viene a ser el río Ebro. Más abajo de él prácticamente no hay nada, un par de cosas en Zaragoza, un poco en Tarazona y alguna que otra ermita en algún monte. Pero todo esto de repente se derrumba cuando descubres el románico en Daroca.

En medio del mudéjar, románico en Daroca

La zona del Jiloca está llena de arte mudéjar por todos lados, pero curiosamente el románico en Daroca es el estilo dominante. No es un románico tan puro como puedes encontrar en el Pirineo o en las Cinco Villas, de hecho hay dos iglesias que se podría decir que son más puras, la de Santa María y la de San Miguel, que tienen la mayor parte de la estructura en sillar, con sus ábsides con arcos ciegos y en el caso de Santa María incluso ajedrezado jaqués, y después las de San Juan de la Cuesta y Santo Domingo que están más modificadas.

Anteriormente aún había más iglesias románicas en Daroca, pero estas cuatro son las que han sobrevivido. El hecho de que el románico en Daroca sea tan abundante es que fue conquistada por Alfonso I sólo cuatro años después que Zaragoza (1122) para usarla como punta de lanza en la expansión del reino hacia el sur, y era el estilo arquitectónico que imperaba cuando se empezó a cristianizar. Luego se fueron reformando en mayor o menos medida y en algún caso cambiando de estilo a mitad de construcción.

Es muy curiosa la de San Juan de la Cuesta, que se ve claramente que fué empezada a construir como una iglesia románica normal, pero a mitad de repente siguieron con ladrillo y un estilo más mudéjar, lo que la deja a dos colores. También en la de Santo Domingo con las sucesivas ampliaciones y reformas ha hecho que asome un trozo de ábside por la pared, como queriendo escapar y diciendo “Ey, que estoy aquí, ¡que soy románico!”.

Merece mucho la pena visitar este sitio, primero por su excepcionalidad, luego por lo original de sus iglesias y ya también por todo el demás patrimonio aparte del románico en Daroca, como el castillo, la muralla, la Puerta Baja y las callejuelas retorcidas.

Participa comentando este artículo

Por | 2017-09-02T17:57:33+00:00 2 septiembre, 2017|Fotografía, Románico|